viernes, 1 de febrero de 2008

REY DE LOS COWBOYS, EL (Go West). 1925

Un joven que no encuentra trabajo en su pueblo natal, viaja a Nueva York en busca de un futuro mejor, pero a los pocos minutos de su llegada, se ve abrumado por la vida de la gran ciudad y decide probar suerte en cualquier otro sitio. Se cae de un tren cerca de un rancho y se convierte en un vaquero muy especial...



Muy buena película de Buster Keaton, incomprendida en su tiempo pues contenía, en clave de jocoso divertimento, elementos más bien serios o al menos que no deben tomarse a broma.
En realidad, y así lo habréis pensado mucho/as de vosotro/as, no es un puro western, pues habría por Ley, que incluirla en el género de la comedia, y no de la comedia, sino del cine cómico, que es distinto. Sin embargo, y debido a que también es un western y este es un blog de dicho género, pues lo incluyo. Sin más.
Consta de tres partes, diferenciadas pero complementarias, a cada cual mejor.
Se cuenta que inspiró bellos poemas al gran poeta español Rafael Alberti pues es una obra sentida y con poesía a raudales, que contiene una inteligente disertación, divertidísima e imaginativa, acerca del intento del ser humano por la consecución de sus sueños y la importancia del destino en el devenir y futuro del mismo.
El cowboy amable, despistado, pero profundamente honesto y honrado, timorato pero decidido a triunfar en un mundo en principio muy ajeno a su hábitat natural, pero que lo dominará por su constancia y algo de suerte.
Una película a recuperar, que supuso un gasto económico en el rodaje muy superior al acordado en un principio entre Keaton y Joe Schenk, el famoso productor.
La razón del elevado coste de la producción fue...¡una vaca!. La vaca "Brow eyes", de la raza Holstein, elegida entre la manada por el propio Keaton porque creyó sería más lista que sus congéneres. Pronto se dió cuenta de que era tan torpe como las demás, pero se empeñó enseñarle trucos y a comportarse en un plató. Así, y en medio de un calor achicharrante, no en vano se rodaron esas escenas en medio del desierto de Kingdom, Arizona (USA), teniendo incluso que tener cuidado al envolver la cámara con hielo para que no se derritiese la cinta, digo que así, Keaton le daba zanahorias a la vaca y le llevó primero con un cable, luego con una cuerda y al final con un hilo.


Pero no fue esto lo que les hizo perder más tiempo, sino que a la vaca le entró el celo y no había manera de que "se concentrara". Le "presentaron" un bonito toro pero este le rechazó. No hubo más remedio que esperar a que se le pasara el sofocón y se siguió rodando.
Joe Schenk, el productor, cuando se enteró a cuánto se había elevado el rodaje exclamó muy enfadado:

"¡Ese es Keaton! Si hay una manera costosa de hacer una película, él la encontrará".

A continuación, una de las escenas con la dichosa y "salida" vaca:




Leer critica de El rey de los cowboys (Go west) en Muchocine.net

2 comentarios:

mets dijo...

Muy interesante la aportación de esta película.

También es muy interesante la utilización que haces del youtube para ilustrar las entradas del blog.

Víctor Bilbao dijo...

Hola, amigo Mets,

Me alegro de que te guste.
Todo lo que sé de los blogs se lo debo a un buen amigo. Pero me falta mucho por aprender. Cada día intento mejorar la página, pero todavía está comenzando, aunque tengo casi ochocientos westerns en la nevera para comentar.
En fin, poco a poco, amigo.

Deseando tenerte en mi blog de nuevo, recibe un cordial saludo de

Víctor