martes, 19 de mayo de 2009

BILLY DOS SOMBREROS (Billy two hats). 1973. Valoración: 6

Un escocés de mediana edad, Deans, y un mestizo llamado Billy Dos Sombreros llevan a cabo un robo, durante el cual resulta muerto un hombre.
Billy es capturado y conducido a la cárcel, pero Daens regresa y lo ayuda a escapar.
Durante el rescate, el escocés resulta herido en una pierna y los dos fugitivos se refugian en un rancho cuyo dueño accede a que un médico cure la herida de Daens y luego se marchen.
Las cosas se empiezan a complicar cuando Billy seduce a la mujer del ranchero.




Curioso western por varios motivos. El primero de ellos es que está rodado en Israel, hecho insólito que, no obstante, no le quita una brizna de credibilidad al conjunto dado que el espíritu del far west está plenamente conseguido. Sí es verdad que en cuanto a los paisajes se refiere, uno/o se da cuenta de que son algo distintos de lo habitual, pero nunca peores, sólo diferentes.
En el plano formal no es un dechado de virtudes este film. No en vano su director, el bueno de Ted Kotcheff, que se hizo bastante popular como director del primer y mejor "Rambo" ("Acorralado"), no logra traspasar los umbrales del buen gusto narrativo. Kotcheff, otrora esperanza en la dirección USA, mueve sus más bien escasos mimbres con soltura pero no demasiada imaginación.



Lo mejor y es lo que hace de esta cinta algo agradable y ameno, es su buen guión, obra de Alan Sharp, muy bien escrito y que describe a la perfección las relaciones entre los diversos personajes. El de Gregory Peck con el de Desi Arnar Jr, el de Jack Warden con el de Peck...
Un guión competente, algo extraño sí, pero atractivo por separarse algo de lo habitual en esta clase de historias.
Estupendos diálogos y la violencia justa y necesaria, hacen que este western resulte al fin y a la postre una agradable sorpresa que deja un excelente sabor de boca. Y es que podría haber derivado en algo soso y aburrido, pero no, gusta bastante.

4 comentarios:

Quimerico Inquilino dijo...

Me gusta mucho este western, por ser, como bien dices, tan extraño, y por la presencia de Jack Warden y Gregory Peck, ambos tan perfectos como siempre.
Un saludo!

Víctor Bilbao dijo...

Hola amigo Quimérico,

Pues sí, en mi opinión es una buena película, pero no creas, por ahí no está bien considerado y en el momento del estreno pasó sin pena ni gloria. Y es que el western había dejado de ser interesante, de estar de moda. Pasaba por malos momentos y el spaguetti western (los malos, que también hubo buenos como bien sabes...) le hizo mucho daño y se puede decir que ayudó a su sepultura.
Menos mal que poquito a poco parece que va volviendo a tener cierto peso específico, aunque todavía está por debajo de la comedia yanqui adolescente o el terror gore desmadrado, por poner dos claros ejemplos.
En fin, esperemos que definitivamente se asiente, entre otras cosas porque tal y como están las cosas no creo que fuesen los films más caros precisamente. Pocos efectos especiales se necesitan, para comenzar.

Un afectuoso saludo.

Víctor

Quimerico Inquilino dijo...

Pues sí, últimamente parece que ha tenido un pequeño resurgimiento. De las últimas no me ha parecido nada mal el remake de "El teren de las 3:10" que además, apunto claramente hacia donde iría el western hoy día: menos retrato psicológico y tensión drtamática, y más acción pura y dura.

De todos modos no creo que nunca vuelva a repetirse la época dorada del western (años 40-50).

Un saludo

Víctor Bilbao dijo...

Hola Quimérico,

Efectívamente, amigo, aquellos años dorados del estupendo western ya han pasado de moda, que no del olvido.
Y es que (empleando una frase original mía) YA NO SE HACEN PELÍCULAS COMO ESAS.
Bueno, no es mía, pero como decía un amigo mío catedrático de la lengua COMO SI LO SERIESE.

Un abrazo Quimérico.