jueves, 7 de mayo de 2009

DESAFÍO DE PANCHO VILLA, EL (Pancho Villa). 1973. Valoración: 4

México. Un aventurero norteamericano llega a México con el propósito de conocer al líder revolucionario Pancho Villa.



Bastante pobre película, co-producida entre España (donde se rodó), Gran Bretaña y ¡USA!. Y si pongo la exclamación es porque cuesta bastante entender cómo entre tres países y uno de ellos los estadounidenses, pueda ser tan mediocre.
Y es que se trata de un fim enojosamente aburrido en algunos momentos y en casi todos tedioso. No llega a resultar entretenida casi en ningún momento y ni mucho menos interesante.
Es cierto que mientras se ve se comprueba que no tiene ninguna pretensión, tan sólo (supongo) la de hacer pasar un buen rato. Pues bien: fracasa en el empeño.


Y es que no basta con la grata (pero ramplona visto los personajes, las líneas de diálogos y un tanto penosas situaciones) presencia de algunos simpáticos intérpretes como Telly Savalas (Kojak), Clint Walker (Cheyenne) y/o actores patrios curtidos en el spaguetti western como Eduardo Calvo. Ni si quiera los bonitos paisajes de Aranjuez, Colmenar Viejo (Madrid) y Guadix (Granada), sublimados por una bonita fotografía.
El hecho es que hay mucho ruido y pocas nueces, y los minutos se suceden sin llevarse el espectador nada sabroso a la boca (ni a la vista, claro).
En fin, que el director, Eugenio Martín, que siempre lo intentaba y que alguna vez lo conseguía (ver su francamente estimable y valorada "Pánico en el Transiberiano"), no consigue, dado su torpeza narrativa, que se vea con simpatía. Y una peli ambientada en la turbulenta pero que muy atractiva de Pancho Villa daba (en teoría) para mucho. Pero en esta ocasión todo queda en un quiero y no puedo.
En fin, una ocasión perdida en un metraje vacío de contenido y emoción.

2 comentarios:

filomeno2006 dijo...

Entretenido film

Víctor Bilbao dijo...

Hola Filomeno,

Pues si a ti te ha parecido entretenido. A mi más bien tedioso e incluso aburrido en algunos tramos.
Pero me alegro por ti, claro.

Un cordial saludo.

Víctor