miércoles, 23 de julio de 2008

SILVERADO. 1985



Silverado es una vieja ciudad fronteriza del viejo Oeste.
En 1880, cuatro vaqueros forasteros encuentran un ambiente hostil que les obliga a tomar decisiones con las que no todos están de acuerdo.
Un sheriff corrupto es dueño de la situación y deciden intentar pararle los pies, pero no será fácil.



Muy entretenido western, excelentemente dirigido por Lawrence Kasdan, con estupendos personajes, buenos diálogos y escenas de acción muy meritorias, que supuso una bocanada de aire fresco al western, en ese momento agonizante (aunque en los tres siguiente años tampoco apenas hubo nada interesante dentro de este género (se puede comprobar al haber pasado yo de ellos; por algo será).
Una película vibrante, con ricos personajes, tanto los de los justos como los canallas (maravillosamente atractivo el personaje del sheriff corrupto encarnado magníficamente por el gran Brian Dennehy), y situaciones tanto jocosas como verdaderamente dramáticas. Y todos ellos sugerentemente presentados.




Quizás haya momentos en que el argumento se espese un tanto, existiendo especies de insertos en el todo, que, aunque estimables en su narración, dejan un poco descolocado al espectador. Es una algo extraña mezcla de géneros, donde se entremezclan pasiones y situaciones que no suelen casar convincentemente en las cintas del far west. Pero la estupenda realización de Lawrence Kasdan, aquí en plena forma narrativa, logra que toda esa amalgama acabe por aunarse de forma satisfactoria.
Existen destelleantes momentos, como el último duelo, entre el malo (Brian Dennehy, en el fotograma) y el protagonista. La forma en que el sheriff le está esperando, en medio de la calle del pueblo, mirando al cielo y con una sonrisa en la boca, no se olvida fácilmente y deja un imperecedero recuerdo.


Lo cierto es que este trabajo gusta mucho y es un lujo ver a tantos buenos intérpretes (Danny Glover, Kevin Kline, Kevin Costner, Scott Glenn, John Cleese, Linda Hunt...), al parecer, pasándoselo muy bien. O esa es la sensación que transmiten al menos.
Fue el film donde despuntó definitivamente Kevin Costner, en un papel que le vino a la medida (joven honesto pero un tanto chuleta y rápido y malabarista con el revólver) y en el momento justo.
Un western moderno, pero con sabor a clásico.

4 comentarios:

Igor Von Slaughterstein dijo...

Y a mi que siempre me ha caido bien Costner!! Y es uno de los pocos que se atreven a hacer westerns de toda la vida, aun en la actualidad. Espero que pronto concrete algún nuevo proyecto a lo "Open Range".

Saludos!!

Víctor Bilbao dijo...

Hola, amigo Igor,

Pues claro que sí, aunque igual somos solo tres (hay que añadir a mi hermano Iñaki, a quien también le encanta Kostner, sobre todo cuando hace pelis de acción, que en la comdia romántica no le acaba de convencer. No él, sino las pelis de ese género que interpreta.

Y sí, ojalá esté "perpretando" un trabajo similar a "Open Range".

Un cordial saludo de

Víctor

Quimerico Inquilino dijo...

Jejeje... A mísin embargo, Kostner no es santo de mi devoción. Por eso quedé tan sorprendido cuando vi una obra tan brillante como "Bailando con lobos". "Open range" no es tan redonda pero me gustó la generosidad que mostró al ceder al grandísimo Robert Duvall el papel más jugoso de la película amén del cariño que demuestra tener hacia el western clásico de toda la vida.
Saludos y, como siempre, un placer visitar este blog. ;)

Víctor Bilbao dijo...

Sí cuando digo "perpetrando", en relación a "Open Range" es broma.
La vi en un Festival de cine de Donostia y me quedé flipado.
Claro que me gustó dicha peli y mucho además.
Era una broma lo de "perpretar".

Un abrazo a todo/as.

Víctor