jueves, 26 de junio de 2008

LA LEY DE RANDADO (Border Shootout). 1990



Un honrado ranchero de un pequeño pueblo de Arizona, cercano a la frontera con México, decide acatar la ley en el lugar, que se ha vuelto muy conflictivo al ser tiranizado por el hijo del fundador de la ciudad, un rico ganadero acostumbrado a satisfacer cualquiera de sus caprichos.
El sheriff deberá, entre otros menesteres, luchar por limar los enfrentamientos entre la Ley y los ciudadanos, que han vuelto a aflorar tras un linchamiento.




Muy entretenido western, que extrañamente no conoció distribución comercial en España (en salas grandes). Supongo que fue porque en aquella época, no tan lejana, las pelis del oeste no estaban precisamente en su mejor momento, aunque la brillante y espectacular irrupción de "Bailando con lobos" reflotaría un género en aquellos instantes prácticamente ahogado en el olvido.
"La ley de Randado" es francamente disfrutable, con un Glenn Ford, muy viejo, sí, pero en forma para darle al gatillo presto y raudo.
De agradable visión, su guión, obra nada menos que de Elmore Leonard, denota un sabio estudio de la justicia y el sentido del deber, así como la necesidad de buscar la justicia en situaciones casi imposibles de lograrlo y los esfuerzos y dudas de las buenas gentes de lugar para conservar su dignidad.



"Secundarios" de lujo como Michael Ansara, junto a actrices emergentes como la muy bonita y sensual Charlene Tilton, que parecía llegaría muy lejos y, al menos, no ha llegado a la fama, conforman un mosaico de personajes bien perfilados.
No se trata de un excelente western, pero sí de una cinta muy entretenida que cumple sobradamente su misión de hacer pasar un muy buen rato y que denota una seriedad, muy alejada de los toques paródicos en el que había caido no muchos años atrás.




Leer critica La ley de Randado (Border Shoutout) en Muchocine.net

6 comentarios:

Quimerico Inquilino dijo...

Buah! Glenn Ford es uno de mis intérpretes de Western preferidos. Sentí mucho su reciente muerte. Transmitia como nadie la vulnerabilidad del hombre corriente y al mismo tiempo una honestidad y voluntad a prueba de hierro. Inolvidable en "LLega un pistolero", por poner sólo un ejmplo.
Pero vamos, para 1990 ya no era precisamente un reclamo entaquilla y además veo que tiene la peli un tufillo a telefilm; quizá esos elementos frenaran su distribución.
En cualquier caso se me hacen los dientes largos por ver a un Glenn Ford otoñal en un western que desconocía. ¿Sabes si está editado en DVD?

Víctor Bilbao dijo...

Hola, amigo,

Primero, lo mismo pienso del bueno de Glenn Ford, y segundo, desconozco si está en DVD. Tendrás que mirar por Internet, pero me parece que sí, que navegando vi alguna página relacionado con ello.

Un cordial abrazo.

Víctor

Igor Von Slaughterstein dijo...

Una rareza que no conocía. Un Glenn Ford en los años 90!! Madre mia. De todas formas, a juzgar por tu crítica debe de ser divertida al menos.

Saludos!!

Víctor Bilbao dijo...

Hola Igor,

Hombre, no recuerdo si divertida, pero sí amena y muy disfrutable.
O al menos así la recuerdo. Pero quizás fuera porque había leido por ahí alguna crítica no muy entusiasta y no esperaba mucho de ella.
Pero sí, estuvo bien...si mal no recuerdo.

Un saludo cordial.

Víctor

Quimerico Inquilino dijo...

Gracias, Victor. No he encontrado nada en venta aunque sí un enlace en el emule con muy poquitas fuentes :( A ver si hay suerte...
En cuanto a su visionado, para mí que sea un western con el bueno de Glenn ya me merece la pena seguro.
Saludos!

Víctor Bilbao dijo...

Un saludo a los dos, amigos.

Víctor