sábado, 31 de enero de 2009

EL RIFLE Y LA BIBLIA (Rooster Cogburn). 1975. Valoración de los bloggeros: 5,50



Un hombre de la ley, ya muy mayor, y una señora de toma y daca, se ayudan mutuamente para vengarse de un par de delincuentes.


"- Con su cara bondadosa, sus manos de oro y su corpachón, usted honra al sexo masculino y estoy orgullosa de tenerle como amigo.
- No sé cómo se las arregla, pero esta mujer siempre tiene que decir la última palabra
."

Entretenida "segunda parte" de las obras y andanzas del héroe encarnado por John Wayne en "Valor de ley", de Henry Hathaway, la película por la que le dieron, por fin, el Óscar al mejor actor.



Está dirigida por Stuart Millar, un interesante realizador que, sin embargo, jamás alcanzó las cotas a las que estaba, al parecer, predestinado.
Esta continuación es más desenfadada, con toques jocosos de humor y romanticismo otoñal entre los dos viejos pero todavía enamoradizos protagonistas (en la vida real también, no en vano, la gran Katharine Hepburn confesó que se llegó a enamorar en la realidad de Wayne en el rodaje de este filme), pero también tiene sus buenas dosis de violencia, con un inquietante Anthony Zerbe, siempre gran buen actor.
Gusta la película por el buen hacer de los intérpretes, amén de la preciosa fotografía y bellísimos paisajes en los que transcurre la acción..




Leer critica El rifle y la biblia en Muchocine.net

2 comentarios:

Quimerico Inquilino dijo...

UF! Me pareció muy flojita. Con esos mimbres un director más avezado en el género hubiera hecho algo inolvidable.
La película, no obstante se deja ver, como dices, principalmente por la presencia de esos dos monstruos de la pantalla, acompañados por algunos buenos secundarios como el gran Anthony Zerbe, Strother Martin, o Richard Jordan.
Un saludo!

Víctor Bilbao dijo...

Hola, amigo Químérico,

Pues no te digo que no. Pero más que nada porque no la recuerdo bien ya que la ví por televisión hace un buen número de años.
Pero, bueno, me pareció que estaba bien, como mero entretenimiento, aunque muy inferior a "Valor de ley", que según muchos críticos, también estaba sobrevalorada.
O sea, que es más que probable que si la viera ahora tendría la misma opinión que tú. Igual hasta la tuve cuando la vi pero la puse algo mejor por aquéllo de ver a Wayne y Hepburn juntos en la pantalla.
Quién sabe, ha pasado mucho tiempo.

Un placer volver a "hablar" contigo y hasta la próxima.

Víctor