sábado, 2 de enero de 2010

ORGULLO DE COMANCHE (Comanche territory). 1950. Valoración: 5,70




Biografía (bastante novelada) del gran explorador Jim Bowie, ayudando al pueblo comanche a salvar sus tierras de la rapacidad blanca.
Tras el descubrimiento de plata en territorio comanche, James ‘Jim’ Bowie es enviado por el gobierno a dicha zona, con el fin de asegurarse que no haya ningún problema con el tratado de paz firmado con los indios. Es acompañado en su misión por el político Daniel Seegar. Pero, una vez allí, ‘Jim’ Bowie descubre que los colonos planean atacar a los indios a pesar del acuerdo del gobierno.



"¡El ocaso de una raza de valientes!".
Así decía la publicidad del cine Olimpia de Bilbao, en su reinauguración.

Western de serie B, realizado con su acostumbrado oficio por George Sherman, claro ejemplo de lo que se suele llamar popularmente como "artesano".
Se deja ver sin problemas y se olvida con una facilidad pasmosa. Y esto es debido a la impersonalidad del conjunto, lleno de convencionales diálogos, escenas de acción bien filmadas, pero poco imaginativas, y un todo que deja una clara sensación de "dejà vu", y eso que la peli es de 1950, es decir, que tampoco era de las últimas que relataban las cuitas entre los pieles rojas y los hombres blancos.




Hay sí, buenas cosas, que la redimen, como la buena banda sonora de Frank Skinner o/y la magnífica fotografía en color a cargo de Maury Gertsman, que dan lustre que no veas a los bellos y agrestes paisajes de Sedona y Yavapai County, pero en líneas generales y pese a los notables esfuerzos de, por ejemplo, Iron Eyes Cody, verdadero jefe indio que mostró buenas cualidades dramáticas en films de parecido pelo, y/o el gran Will Geer.
Pero no deja de ser un western muy menor, que puede entretener mientras se ve, pero no pasa de ser del montón.





3 comentarios:

Quimerico Inquilino dijo...

Has descrito a la perfección el cine de Sherman, que se olvida con la misma facilidad con que se ve. El reparto tampoco es que sea para echar cohetes.
Y sin embargo me atraen mucho este tipo de westerns de serie B. No sé, tienen también su encanto por su falta de pretensiones.
Este título en concreto no lo he visto todavía.

Saludos y un feliz 2010!

Víctor Bilbao dijo...

Hola, amigo Quimérico,

Pues sí, el amigo George Sherman.
Todo lo que dices de él es completamente cierto, pero a mí, al igual que a tí, me cae muy bien. ¿Por qué? Pues hombre, por lo prolífico que era, por lo trabajador que fue y con ello el legado de multitud de trabajos para el cine y la televisión, siempre con el punto de mira en el espectador. Que se lo pasara bien, que se divirtiera. Y lo consiguió, vaya que sí.

En el cine con pelis como esta, y en la tele en muchas recordadas series como "Daniel Boone" y otras del oeste.

Nuestro sentido homenaje a uno de los mejores ejemplos de la estimable "artesanía" del viejo Hollywoood.

Víctor

Quimerico Inquilino dijo...

Amén.
"Joaquín Murrieta" y su más conocido trabajo, "El gran Jack", son dos western que reviso con simpatía cada X tiempo.