martes, 5 de agosto de 2008

SUELO SAGRADO (Sacred Ground). 1983

Un colono blanco tiene una esposa india, siendo rechazados ambos tanto por la comunidad blanca como la india.
Se marchan del lugar para comenzar una nueva vida y ella, embarazada, da a luz, justamente sobre un cementerio sagrado, siendo desde entoces su refugio, por lo que su situación se torna aún más inestable.



Extraño y muy irregular western, que tiene cierta originalidad en su punto de partida, pero no logra ir más allá, por una parte por su mediano guión y por otra porque el simpático y entrañable Charles B. Pierce no logra dotar de fuerza a la historia.Y es una pena pues a este hombre, a Pierce, hay que darle una palmadita en el hombro y las gracias por, al menos, intentar levantar el western de las catacumbas en las que se encontraba.
La pena es que casi siempre lograba cintas mediocres, aunque generosas en esfuerzos de producción.
Pero casi siempre, como en este caso, resultaban trabajos modestos, aunque no desdeñables. Entre otras cosas al transmitir ideas positivas como el amor a la tierra donde el ser humano vive y muere.



Cine ecologista y pacifista, que aboga por la hermandad entre los seres humanos, en medio de violencias y pasiones encontradas, muchas veces mostradas con explosiva violencia.
Una película algo escasa, aunque honesta y positiva al abogar, entre otras cosas, por la tolerancia y el respeto interracial.
Protagoniza Tim McIntire, que fallecería tan sólo tres años después, con tan solo 44 años de edad, hijo del que fuera uno de los mejores intérpretes de reparto, no solo del western sino del cine USA en general, nada menos que de John McIntire. Y le acompañan dos viejas glorias, también muy habituales del western, Jack Elam y L.Q. Jones.



Leer critica Suelo sagrado (Sacred Ground) en Muchocine.net

2 comentarios:

Quimerico Inquilino dijo...

Una de la cual desconocía su existencia pero que me la apunto para ver.
Gracias por tu reseña.

Víctor Bilbao dijo...

Hola amigo Quimérico,

Pues no me extraña que desconocieras su existencia.
Yo, porque hace bastantes años la emitieron por la tele (no recuerdo en qué canal) pero, que yo sepa, ni se ha estrenado en España (en salas comerciales quiero decir).
Así que, por casualidad la descubrí yo (gracias a la tele).
Sin embargo, y como comprobarás en la red, está en DVD.
Si la ves, bien, pero si no, tampoco te pierdes una gran película.

Un abrazo.

Víctor